Cabello

Planchar el cabello sin riesgo

9 noviembre, 2018

5 (100%) 1 vote

Después del verano y con la llegada del otoño, llega el momento en que nuestro cabello parece que pide auxilio a gritos.

Todas sabemos que ni el cloro, ni el sudor, ni el exceso de sol, son nuestros mejores amigos y tenemos que luchar contra todos estos factores durante el verano. Pero después llega el otoño y notamos que en el cepillo se quedan más cabellos que antes, en ese momento entramos en pánico.

 

 

Soy consciente de las necesidades de mi cabello y por eso me esfuerzo en mimarlo y protegerlo, bueno no del todo pero sí que lo intento.

Evito lavar mi cabello con agua caliente, siempre acabo mi ducha con agua fría, utilizo mil productos como mascarillas, aceites, el champú adecuado y protectores térmicos. Evito tratarlo mal, así que no me aprieto mucho las gomillas, comienzo a cepillar desde las puntas, no uso espumas y poquitas veces me pongo laca.

Pero parece que todo esto no es suficiente para que mi pelo luzca 100% perfecto y ahora os cuento el motivo, porque soy consciente de lo que hago mal.

 

 

La mayor enemiga de nuestro cabello y al mismo tiempo nuestra gran aliada, es la maravillosa plancha del pelo. Y ese es mi gran problema, bueno el de mi pelo porque no puedo ni quiero evitarla y hay días que hasta la uso en dos ocasiones.

Me aplico protector térmico antes de pasarme la plancha y después utilizo sérum para mantener el encrespamiento a raya, pero como os decía antes, a veces la utilizo de nuevo (aunque poco y no por todo mi cabello) y con esta acción lo único que consiguió es dejarme las puntas destrozadas, así que el resultado fue que hace unos días me tuve que cortar mi pelo.

Yo siempre digo que las planchas del pelo son un maravilloso invento y que las crearon para hacernos la vida mucho más fácil a las mujeres 🙂 El problema es que en muchas ocasiones, cometemos errores que perjudican la salud de nuestro cabello y uno de ellos lo cometo yo constantemente poniendo la plancha al máximo.

Aprovecho el post de hoy para dejaros algunos consejos para utilizar la plancha, sin poner en riesgo la salud de nuestro cabello.

Si aún no tenéis ninguna o notáis que vuestra plancha no funciona bien, lo mejor es cambiarla y comprar una nueva. Tranquilas que el abanico de precios es enorme y las hay bastante buenas y económicas.

Si no sabéis donde podéis comprarla, en esta web especializada he visto que ofrecen muchísima información sobre marcas y una estupenda guía sobre los modelos. Si os apetece, os animo a echarle un vistazo, ya que así acertáis seguro con el modelo que más se ajusta a vuestras necesidades y también a vuestro bolsillo.

 

 

Una vez que tenemos nuestra plancha nueva, bonita y barata 🙂 llega el momento de utilizarla y lo más importante es no volvernos locas con su uso y usarla con moderación.

Se debe ir pasando la plancha despacio en mechones de pelo pequeños y no excedernos con las pasadas, máximo dos por el mismo sitio y jamás con el cabello mojado.

Hay que aplicarse en el cabello antes de pasar la plancha, protector térmico. Se usa siempre con el cabello seco de medios a puntas y siempre antes de usar cualquier aparato de calor.

Os había comentado anteriormente que uno de los errores que yo comento con la plancha, es ponerla muy fuerte a pesar de que mi cabello no es muy rebelde y con 200º bastaría. Yo lo pongo a 230º que es máximo de mi plancha pero si vosotras tenéis el pelo muy fino, la debéis poner a 180º.

Y por último y para mantener un acabado perfecto, os aconsejo usar un sérum sobre todo ahora que llega el dichoso invierno y el encrespamiento se apodera de nuestro cabello.

 

 

Sígueme y dame un like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *